La Vida como monje

Los monjes trapenses de Westmalle llevan una vida retirada de tranquilidad y contemplación en la abadía. Distribuyen su tiempo entre oración, reflexión y trabajo según un horario equilibrado.

La oración

La oración

Los monjes tienen una larga tradición de rezar en todos los momentos importantes del día, e incluso durante la noche. Ese ritmo lo llamamos «horas canónicas» en las cuales los monjes rezan juntos, principalmente, con las palabras de los Salmos.

La comida

La comida

Las comidas de los monjes son en el refectorio común. Este es, después del lugar de oración y del capitel, el tercer lugar donde se reúne toda la comunidad. Un momento importante en el día de los monjes en el cual forman una gran familia.

Lectio Divina (Lectura Divina)

Lectio Divina (Lectura Divina)

La Lectio Divina es una práctica espiritual, especial e importante para los monjes: una lectura lenta, atenta y profundizada de la Biblia. Así, los monjes asimilan la Palabra de Dios y se ponen a buscar el verdadero sentido y significado de las «palabras» de las Escrituras, que son liberatorias y salvadoras.

Trabajo

Trabajo

Por lo general, los monjes trapenses despliegan una gran actividad. En Bélgica y en los Países Bajos son conocidos, sobre todo, por sus fábricas de cervezas.

Esta actividad no tiene como primer objetivo motivos comerciales, sino asegurar su propia subsistencia, ya que según la Regla de San Benito los monasterios deben ser autónomos e independientes.

Capítulo

Capítulo

Varias veces por semana los monjes se reúnen para el capítulo, una reunión presidida por el abad de la abadía. En ella, este último, habla a los monjes sobre temas referentes a la fe y temas actuales que se refieren a la comunidad del monasterio.

Hospitalidad

Hospitalidad

Además de la vida de oración y trabajo, los monjes también dan mucha atención a los servicios para la comunidad. Con ello, los residentes en la abadía dan una mano a la sociedad externa invitándoles a participar en sus actividades diarias.

Descanso nocturno

Descanso nocturno

Cada hermano dispone, en la abadía, de una celda personal donde puede pasar la noche tranquilamente. A las 4 de la mañana los monjes están de pie para rezar los maitines.

Programación de la jornada

Programación de la jornada

Un día en la vida de un monje está formado por la oración, el trabajo y el descanso. Las horas de la eucaristía, las horas canónicas y las comidas son fijas. El tiempo restante se lo pueden repartir los propios monjes.

site by Intracto