La panadería

La panadería de la abadía de Westmalle ha vuelto a abrir sus puertas hace poco. El pan fresco que sale del horno de piedra moderno, se coloca esencialmente en la mesa de los monjes tanto para los hermanos como para sus huéspedes. Sin embargo, el pan de la abadía también es consumido en otros monasterios trapenses, así como en el cercano «Café Trappisten».

La cocción del pan

bakkerij-abdij-westmalle.jpg

Al igual que en las otras actividades de la abadía, la calidad del producto es lo más importante. Su pasta es una mezcla de harina francesa, agua de fuente pura, levadura y sal. No se usan aditivos de panificación. Los monjes solamente añaden algo de aceite de cacahuete para mantener más tiempo tierno el pan.

El sabor único del pan es la consecuencia de una maduración prolongada de la pasta. La pasta madura primero media hora en una masa compacta y, después de media hora, en forma de bollo. Finalmente, la pasta puede dejarse madurar en el molde durante otra hora. Después, la pasta va al horno de piedra.

Pan para la abadía y para el Café Trappisten

bakkerij-abdij-westmalle2.jpg

El pan trapense no está a la venta. En primer lugar, sirve para las comidas dentro de la abadía de Westmalle, tanto para los monjes como para sus huéspedes. Además, también se cuece pan para las hermanas trapenses de Brecht.

Quien quiera probar el pan debe entrar en el «Café Trappisten» enfrente de la abadía de Westmalle. El pan se sirve acompañando a diferentes preparaciones.

  • Se corta la pasta
  • La pasta se convierte en pan
  • La pasta de pan de pasas se transforma en forma de pan
  • Se pinchan los panes antes de entrar en el horno
  • El panadero controla los panes en el horno
  • El pan recién salido es sacado del horno
  • Se cuecen panes, pistolas de pan y panes de pasas
site by Intracto